Comunicado de prensa 048/2009

CON EL TRATADO DE LISBOA LA UNIÓN EUROPEA EQUILIBRARÁ EL ORDEN POLÍTICO INTERNACIONAL

La integración alcanzada por los 27 países miembros les otorga un papel protagonista en la consecución de la paz.

Zinacantepec, Estado de México, 1 de diciembre de 2009.

comunicado_48_2009Con la constitución de la presidencia de la Unión Europea que, a partir de este 1 de diciembre encabeza el belga Herman Van Rompuy, se fortalece este bloque político que está llamado a ser punto de equilibrio en el orden mundial liderado por Estados Unidos y China, lo que permite avizorar relaciones internacionales más favorables a la paz que a la confrontación.

El coordinador del Programa Interdisciplinario de Estudios sobre Europa de El Colegio Mexiquense, A. C., Eduardo Morales Pérez, comentó que después de un largo proceso que tuvo fuertes reveses, el Tratado de Lisboa que entró en vigor este martes, marca una nueva etapa pues inicialmente sustituye el sistema rotativo por el cual cada seis meses la presidencia de la Unión –actualmente ocupada por Suecia- era dirigida por uno de los países miembros.

El Tratado de Lisboa, explicó, no es otra cosa que la integración de muchas reformas efectuadas desde 1987, entre las que figuran el Acta Única Europea, el Tratado de Maastrich, el Tratado de Niza o el Tratado de Ámsterdam. El tratado original, suscrito en marzo de 1957 y que entró en vigor el 1 de enero de 1958, ha sufrido desde entonces un proceso de constante adaptación de la integración europea a las cambiantes circunstancias internacionales.

Entre las recientes dificultades que tuvo que superar el Tratado de Lisboa para ser aprobado por los 27 países miembros, están el rechazo de Polonia, República Checa y el Reino Unido. Este último país si bien es miembro de la Unión Europea, al igual que Dinamarca no forma parte de la moneda euro y no ha dado mayor importancia a los esfuerzos de integración, por lo que su ex primer ministro Tony Blair –identificado por su apoyo incondicional a Estados Unidos en la guerra de Irak y el posterior envío de tropas a esta nación- no tuvo el respaldo suficiente para ocupar la presidencia de la Unión Europea.

Lo más importante del Tratado es que revela el proceso democrático que existe en Europa, pues si bien sus miembros en cualquier momento pueden retirarse, esto tendría un costo muy importante. Por otra parte, los 27 países saben que con la constitución de la presidencia europea, que los dota de una voz única en el escenario internacional, se logran importantes avances en torno a la definición de posturas económicas y políticas únicas para resolver riesgos específicos.

El investigador de El Colegio refirió que a partir de ahora la Unión Europea tendrá mayor presencia y capacidad de negociación en organismos estratégicos como la Organización de las Naciones Unidas, el Fondo Monetario Internacional y la Organización Mundial del Comercio, además de que con la definición de mecanismos específicos tendrá la posibilidad de asegurar una mejor convivencia con Rusia y China.

Eduardo Morales Pérez refirió que a Estados Unidos y a China no les interesaba ni les convenía una Europa integrada, pero en lo sucesivo tendrán que considerarla en aspectos políticos, económicos e incluso militares, pues ninguno de sus integrantes podrá decidir en forma individual su participación en conflictos internacionales sin antes consultarlo con la presidencia de la Unión y con el Alto Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Seguridad Internos, que a desde esta fecha ocupa la británica Catherine Ashton.

Sobre las expectativas tejidas en torno al belga Herman Van Rompuy, dijo que los expertos lo consideran un político que logra consensos pues evitó la inminente fractura interna de Bélgica, dividida entre los flamencos del norte y los francófonos del sur, quienes hasta hoy muestran grandes contrastes en términos de desarrollo y tienen marcadas diferencias políticas.

A partir de ahora Europa contribuirá al equilibrio mundial, al aseguramiento de la paz y la negociación, pues uno de sus objetivos centrales ha sido el respeto a los derechos humanos y el ejercicio de la democracia, por lo que hay muchos países, incluyendo a México, que se identifican con ellos. Si consideramos también el papel que cumplen naciones emergentes como Brasil Rusia e India, tenemos ya la percepción de que el mundo se ha vuelto multipolar y eso es bueno para la paz mundial, concluyó el investigador.