Comunicado de prensa 043/2009

EXISTE EN AMÉRICA LATINA LA TENDENCIA DE SUBORDINAR LOS PODERES A LA FIGURA DEL PRESIDENTE

Expertos de siete países analizarán las dimensiones del poder presidencial en esta región.

Zinacantepec, Estado de México, 9 de noviembre de 2009.

Los regímenes democráticos latinoamericanos se han transformado en los últimos veinte años y en algunos casos es posible apreciar el surgimiento de un hiperpresidencialismo que amenaza con subordinar a los poderes legislativo y judicial, así como a las instituciones políticas tradicionales, aseguró el investigador de El Colegio Mexiquense, A. C., Jesús Tovar Mendoza.

Explicó que para analizar los distintos aspectos de este complejo fenómeno político, expertos de Alemania, Argentina, Estados Unidos, España, México, Portugal y Uruguay, participarán, entre el 11 y el 13 de noviembre, en el Seminario Internacional "Presidencialismo, semipresidencialismo y parlamentarismo, el dilema entre la eficiencia y la legitimidad", en el que se evaluará la eficacia de este tipo de regímenes; se analizarán los cambios hechos a las constituciones que definen las reglas del juego de los sistemas políticos, y se explorará la pérdida de legitimidad, así como la acentuación del poder presidencial en el nuevo equilibrio de poderes políticos.

El investigador, quien también coordina la Red de Estudios sobre la Calidad de la Democracia en América Latina, explicó que en los gobernantes que asumen formalmente el título de presidentes de una república se han convertido en poco menos que emperadores o reyes que subordinan a los otros poderes, y en casos específicos han aparecido figuras con un carisma bastante fuerte y con un peso individual que determina la dinámica política de su país.

Este es el caso, explicó, de Hugo Chávez, en Venezuela; Evo Morales, en Bolivia; Rafael Correa, en Ecuador, y Daniel Ortega en Nicaragua, quienes desde la izquierda mantienen una tendencia similar a la otros mandatarios de la derecha como Álvaro Uribe, de Colombia, en torno a temas como la reelección presidencial, la subordinación de los poderes legislativo y judicial al Ejecutivo, la relegación de los partidos tradicionales y la construcción de movimientos donde una relación más directa entre el presidente y la población, dejan de lado a las representaciones intermedias que siempre han existido en toda democracia.

El especialista precisó que en el caso mexicano ha sucedido lo contrario, pues de un presidencialismo muy fuerte en la época del régimen priista, transitamos al hipopresidencialismo, es decir un presidencialismo bastante más moderado y limitado, dado que actualmente los gobernadores de los distintos estados han adquirido los poderes que antes ostentaba el presidente, que también era el jefe del partido en el gobierno.

Entre los ponentes están Dieter Nohlen, de la Universidad de Heidelberg, Alemania; Mark Jones, de la Rice University de Estados Unidos; Marina Costa Lobo, de la Universidad de Lisboa, Portugal; Marcos Novaro, de la Universidad de Buenos Aires, Argentina; Jorge Lanzaro, de la Universidad de la República, de Uruguay; Pablo Medellín Torres, de la Universidad Nacional de Colombia; Joseph Colomer, del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, de España, y Jorge Carpizo, de la Universidad Nacional Autónoma de México.

En cuanto a las modificaciones que en torno a las constituciones de los países latinoamericanos se han hecho, explicó que estos cambios son favorables a la democracia, siempre y cuando apunten hacia regímenes más plurales donde se descentralice el poder y participen más actores; lamentablemente, en la práctica éstos han ido en sentido contrario pues han centralizado el poder y esto estimula la confrontación radical y muy extrema entre el gobierno y la oposición.

El Seminario Internacional "Presidencialismo, semipresidencialismo y parlamentarismo, el dilema entre la eficiencia y la legitimidad" es organizado por El Colegio Mexiquense, A. C., la Red de Estudios sobre la Calidad de la Democracia en América Latina, la Fundación Konrad Adenauer, la Universidad Iberoamericana, la Universidad Nacional Autónoma de México y el Instituto de Administración Pública del Estado de México.