Comunicado de prensa 033/2009

GOZA METEPEC DE UN RICO LEGADO QUE SE REMONTA A LA ÉPOCA PREHISPÁNICA

Alrededor de la iglesia y exconvento de San Juan Bautista gira gran parte de la historia del municipio.

Zinacantepec, Estado de México, 14 de septiembre de 2009.

comunicado_33_2009Desde la época prehispánica Metepec ha ocupado un sitio relevante en el Valle de Toluca. Antes de la llegada de los españoles esta localidad rindió tributo a los mexicas y en la época colonial el convento franciscano dedicado a San Juan Bautista fue fundamental para la evangelización de la región, y ahora se realizan importantes esfuerzos para fortalecer su identidad y conservar su patrimonio histórico; lo anterior se destacó durante el Coloquio "San Juan Bautista Metepec: vástago de dos culturas", organizado por El Colegio Mexiquense, A. C.

En este foro del Cuerpo Académico de Historia Mexicana e Historia del Estado de México, la investigadora María del Carmen Carbajal, del Centro Regional INAH Estado de México explicó que el Cerro de los Magueyes adquirió su nombre a partir de la conquista de Axayácatl y fue inscrito en la matrícula de tributos. Su actual organización urbana data de la época colonial y gira en torno del cerro, pues de su centro y hacia el norte se creó un eje que conduce a la cabecera municipal y siguiendo la traza prehispánica, en la ladera baja otro eje cruza de oriente a poniente y corresponde a la actual Avenida Estado de México.

Dado que en el cerro existió un panteón prehispánico, los frailes que arribaron a Metepec se dieron a la tarea de construir en la cima la iglesia del Calvario para terminar con los rituales funerarios propios de los matlatzincas y mexicas que habitaron en el lugar, si bien a partir de las excavaciones realizadas en la parte norte del cerro y en la huerta del exconvento se ha logrado tener un mayor conocimiento de los cultos anteriores a la llegada de los españoles. A la fecha se han localizado 118 entierros en los que se han encontrado ofrendas y objetos de cerámica que están siendo estudiados.

La investigadora de El Colegio, María Teresa Jarquín Ortega, explicó que contrario a la creencia general, la fundación del convento franciscano data del siglo XVI y la iglesia se remonta al siglo XVIII; según las Leyes de Indias se estableció que en la construcción de iglesias y conventos la corona española hacía una sola aportación y el resto corría a cargo de encomenderos y habitantes de un pueblo.

Posteriormente, el obispo Juan de Palafox y Mendoza visitó toda la Nueva España y rindió un informe en el que dio cuenta de que órdenes como los franciscanos –en el caso de Metepec- se quedaban con muchos recursos que podían allegarse a la corona española, por lo que con el tiempo el convento fue entregado al clero secular, siendo Cayetano Jacinto de Sotomayor el primer cura secular de la parroquia de San Juan Bautista.

La investigadora Maribel Alonso Zarza, también del INAH Estado de México, explicó que el exconvento de San Juan Bautista constituye una muestra única de arquitectura novohispana, pues a diferencia de otras iglesias de Toluca y Zinacantepec, su templo se sitúa al lado sur y carece de capilla abierta, en tanto que el convento tampoco tiene una fachada representativa y se sabe que el acceso a la población indígena a éste estaba prohibido.

Agregó que en el claustro alto existía una representación completa de santos en martirio como San Sebastián, San Pedro y San Pablo, alternados con elementos de la crucifixión, en tanto que en el claustro bajo existen todavía anagramas de Jesús o de la Virgen María además de elementos decorativos de forma geométrica similares a los que se aprecian todavía en Malinalco y Zinacantepec.

Por su parte, el investigador de El Colegio, Xavier Noguez Ramírez, explicó que aunque los españoles impusieron la religión católica, los pueblos lograron conservar el significado del calendario prehispánico basado en el ciclo agrícola y para orientar su vida cotidiana hicieron coincidir distintas fiestas católicas con sus tradiciones originales; por ejemplo, en las celebraciones de Santa Elena y la Asunción que tienen lugar en agosto, subyace la Fiesta de la Agricultura en la que figuraban deidades femeninas como Chicomecóatl, que es la diosa de la fertilidad, particularmente del maíz.

Por lo que toca a la conservación urbana del municipio, Carlos Madrigal Bueno, de la Escuela Nacional de Restauración y Conservación del INAH, explicó que la cabecera municipal de Metepec conserva un sinnúmero de elementos arquitectónicos como fachadas, balcones y portones que deben tomarse en cuenta en los programas de conservación y restauración que se lleven a cabo, pues además de dar continuidad a la arquitectura de la actual ciudad típica se fortalece el sentido de identidad y pertenencia de sus habitantes.

En esta reunión, a la que también asistieron la presidenta de la Asociación Civil al Rescate del Patrimonio Cultural de Metepec, Bertha Balestra, y el director del Instituto Mexiquense de Cultura, Agustín Gasca Pliego, el arquitecto David Vázquez García, también del INAH dio a conocer los trabajos de restauración física realizados en las fachadas del exconvento de San Juan Bautista, con los que se han podido identificar hasta tres capas de aplanados sobrepuestos, así como los materiales originales empleados, esencialmente a base de cal y piedra mezclados en distintas proporciones y calidades, mismos que sufrieron un deterioro natural y que en distintas épocas han sido objeto de restauraciones anteriores.