Comunicado de prensa 027/2009

INVESTIGAN ARQUEÓLOGOS LA ORGANIZACIÓN SOCIAL, ECONÓMICA Y POLÍTICA DE CALIXTLAHUACA

Los hallazgos recientes del proyecto de investigación que se realiza en la zona arqueológica enriquecerán el estudio de la antigua urbe matlatzinca.

Zinacantepec, Estado de México, 31 de julio de 2009.

comunicado_27_2009Investigadores que participan en el Proyecto Arqueológico Calixtlahuaca, de la Arizona State University, presentaron en El Colegio Mexiquense, A. C. el avance de los estudios que realizan para profundizar en distintos aspectos de la vida y estructura social, económica y política de este importante asentamiento prehispánico, excavado por el arqueólogo José García Payón en la década de 1930.

Al participar en la mesa de Trabajo "Los artefactos de Calixtlahuaca y las interpretaciones sociales", organizada por el Cuerpo Académico de Historia Mexicana e Historia del Estado de México de esta institución, el doctor Michael Smith –investigador invitado de El Colegio Mexiquense, A. C.- explicó que durante la temporada de reconocimiento 2007, se excavaron 18 puntos en la zona central de la zona arqueológica, en las inmediaciones del palacio y en terrazas y drenajes, para estudiar el suelo original del cerro "Tenismo" donde ésta se sitúa; también se recolectaron tepalcates, figurillas y restos de obsidiana que ampliarán el conocimiento que se tiene de este lugar.

En este proyecto de investigación participan la maestra Juliana Novic de la Arizona State University, quien dijo que se han elaborado ya distintos mapas para interpretar los hallazgos obtenidos, incluyendo los límites de la ciudad, con lo que tienen ya mayores datos en cuanto reconstrucción de la forma y organización urbana de sus antiguos habitantes.

El doctor Bradford Andrews, de la Pacific Lutheran University, precisó que se han encontrado 20 mil fragmentos de utensilios de obsidiana verde y gris, que están siendo clasificados y estudiados para determinar su procedencia. Aunque este material tuvo un uso común en Mesoamérica, en el caso de Calixtlahuaca algunas teorías sugieren que pudo haber sido adquirida por artesanos que desplazaban a otros mercados, o bien, que era traída de lugares distantes como Michoacán.

El maguey fue muy importante para los habitantes esta urbe, razón por la cual la doctora Angela Huster, de la Arizona State University, estudia el uso de artefactos como los raspadores utilizados en la obtención de pulque y aguamiel, y los malacates elaborados con fibra, a fin de determinar si existió alguna especialización en torno al aprovechamiento del maguey o si éste se daba en el ámbito doméstico.

En torno a la producción de cerámica en el valle de Toluca y Guerrero, la doctora Jennifer Meanwell, del Massachussets Institute of Technology, refirió que con el estudio de fragmentos de incensarios, vasijas, cajetes y ollas, se busca investigar las posibles redes de intercambio en el valle de Toluca, ya que ello apuntaría a la paulatina modificación de técnicas, colores, tipos de barro y estilos, con lo que se podrá determinar la influencia cultural de los pueblos prehispánicos del centro de México.

El uso de terrazas agrícolas y habitacionales es la vertiente de investigación del doctor Aleksander Borejsza, de la Universidad Nacional Autónoma de México, quien explicó que aunque esta técnica ha tenido menos fama que las chinampas, fue sumamente eficiente para canalizar el agua de las lluvias y evitar inundaciones, con lo que los habitantes del altiplano obtenían buenas cosechas.

Sobre Calixtlahuaca precisó que en las inmediaciones todavía se emplea el sistema de terraceo y dentro de la zona arqueológica las terrazas y desagües que todavía se observan han sufrido importantes modificaciones. Aunque originalmente el suelo del cerro "Tenismo" era poco fértil, la construcción de las terrazas lo fue enriqueciendo paulatinamente hasta que llegó a ser sumamente ventajoso para la agricultura, pues también se favoreció la filtración del agua. Durante el periodo que corresponde al dominio azteca, existían terrazas intercaladas con casas y milpas; posteriormente, durante el siglo XVI la zona cayó en el abandono y no fue sino hasta el siglo XIX cuando la gente comenzó a crear terrenos más amplios que podían ser arados con yuntas.

La doctora Dorothy Hosler comentó por su parte que se han identificado nuevos tipos de aleaciones de metales, como es el cobre con arsénico, el cobre con estaño –material que sólo existe en Zacatecas- y el cobre con plomo; ello brinda nuevas vertientes de investigación en cuanto al uso y procedencia de los metales conocidos y empleados por los habitantes de Calixtlahuaca.

Los comentarios de la mesa fueron hechos por los arqueólogos Víctor Osorio Ogarrio, del Instituto Mexiquense de Cultura, y Rubén Nieto Hernández, de la Universidad Autónoma del Estado de México, además del doctor Xavier Noguez Ramírez, de El Colegio Mexiquense, A. C., quienes destacaron la importancia del Proyecto Arqueológico Calixtlahuaca para aportar nuevos enfoques en torno al estudio e investigación de la antigua capital del reino matlatzinco.