Comunicado de prensa 009/2009

EL ESTUDIO DE LAS REGIONES DEBE PARTIR DE LA INTERPRETACIÓN DEL MEDIO

Desde la época prehispánica los grupos humanos tendieron a asentarse en el centro del país, desde donde establecieron redes de comunicación con otras regiones de México.

Zinacantepec, Estado de México, 16 de abril de 2009.

comunicado_009Para definir y estudiar una región es necesario considerar, entre otros aspectos, factores como la presencia de núcleos urbanos, las principales rutas de intercambio de productos, es decir las redes de caminos que se han ido definiendo desde la antigüedad, además de tener presente que en casi todos los casos los límites y linderos cambian con el tiempo y por ende ofrecen múltiples consideraciones y perspectivas de estudio.

El doctor Bernardo García Martínez, investigador de El Colegio de México, explicó que la geografía es resultado de un proceso histórico, pues principiando por el medio físico, se observa una transformación constante derivada de la modificación del relieve por fenómenos como la erosión, cambios en el curso de los ríos y cuerpos de agua, o por la eventual desaparición de bosques.

Al dictar la conferencia "Las regiones geográficas de México" del ciclo "Historia y Región" que se realiza en El Colegio Mexiquense, A. C., el investigador, mencionó que esta continua modificación ha sido determinante en la ubicación de los centros poblacionales y en las relaciones sociales, políticas y económicas.

En el caso de México, puede observarse que desde la época prehispánica la mayor parte de los grupos humanos se asentó en la región central, que es también la más alta, y desde ahí gradualmente se construyeron importantes redes de comunicación hacia las zonas costeras y el norte de México, lo cual se mantuvo en la época Colonial.

También la altitud es un fenómeno crucial en el estudio de las regiones. "Si analizamos el caso de nuestro país, hay que tomar en cuenta que los efectos de la altitud marcan grandes diferencias en el territorio y el clima, y por ende en la forma de organización social de los pueblos así como en su identidad cultural.

En estados como Oaxaca y Chiapas existe una gran diversidad de comunidades que a pesar de ubicarse en zonas similares y relativamente cercanas, pertenecen a grupos étnicos totalmente diferentes, cuyas costumbres y formas de organización no siempre comparten.

En este sentido, precisó que las regiones deben entenderse como un todo y no como partes separadas e independientes, pues en su estudio siempre hay que considerar que históricamente éstas se han ido transformando y por ende conllevan también una parte histórica que incide en la identidad y sentido de pertenencia de cada grupo.

Aunque puede hablarse de una "identidad oficial", hay que considerar que este concepto obedece más a variables políticas, que son las que determinan la frontera formal de los estados, y no tanto a las relaciones que a lo largo del tiempo tienen los grupos humanos.

El doctor García Martínez indicó también que la división política de los estados y países se da a través de distintos métodos, pues en algunos casos han obedecido a criterios matemáticos que trazan líneas imaginarias sobre el territorio; otras veces se han utilizado elementos naturales como montañas y ríos, en tanto que cuando se habla de las islas su frontera natural es la orilla del mar. Esto generalmente no coincide con el plano administrativo y político, pues existen innumerables casos históricos en los que, por ejemplo, una isla o un territorio han sido incorporados sucesivamente a estados diferentes.