Comunicado de prensa 003/2009

A PARTIR DE NUEVOS ENFOQUES, LOS HISTORIADORES EXPLORAN PASAJES INÉDITOS DE LA HISTORIA NACIONAL

El vicerrector de Relaciones Institucionales de la Universidad Jaume I de Castellón de la Plana, impartió una conferencia sobre Historiografía en El Colegio Mexiquense, A. C.

Zinacantepec, Estado de México, 10 de febrero de 2009.

comunicado_003Por su trascendencia social e histórica, la Revolución Mexicana de 1910 eclipsó una parte importante de la historiografía mexicana y mexicanista del siglo XIX, pues durante el siglo pasado se elaboraron importantes y numerosas investigaciones que se centraron en este movimiento que sentó las bases del México de hoy, gracias en buena parte al fomento que le dieron el Estado y las instituciones académica.

El doctor Manuel Chust Calero, vicerrector de Relaciones Institucionales de la Universidad Jaume I de Castellón de la Plana, Valencia, España, aseveró lo anterior al dictar la conferencia "De la Nueva España al México Independiente. Historiografía reciente sobre los orígenes del Estado-Nación mexicano, 1808-1836", en las instalaciones de El Colegio Mexiquense, A. C.

El especialista subrayó que esta tendencia comienza a revertirse y ahora existe un creciente interés entre los investigadores e historiadores por desentrañar, a partir de nuevas perspectivas, los acontecimientos registrados en la primera mitad del siglo XIX y que desembocaron en la historia del país.

Si bien existen magníficos estudios sobre periodos como la Reforma o el Porfiriato, las primeras décadas de la centuria casi no han sido exploradas y constituyen una importante veta para los historiadores.

Al respecto, comentó que al surgir una nueva valoración de la historia de los estados, se ponen en discusión algunas características de la historia nacional construida en el siglo XX desde una perspectiva central, lo que constituye un escenario favorable y más crítico que sin duda contribuirá al enriquecimiento de esta ciencia.

Invitado por el Seminario Población, Cultura y Sociedad, y acompañado por la investigadora Claudia Guarisco, el doctor Chust Calero mencionó que en los últimos 15 años se ha producido un nuevo giro sobre estas cuestiones, dado que ahora los historiadores se han volcado al estudio de distintas áreas de las ciencias sociales.

En las décadas de 1950 y 1960 era muy común que los historiadores e investigadores tuvieran que salir de México, muchas veces por necesidad, pues el país carecía de licenciaturas, maestrías y doctorados, y los que existían se concentraban en la ciudad de México; por ello, fue común que se dirigieran a países como Francia, Inglaterra, Italia, Alemania y en poca medida a España, donde podían continuar preparándose.

Sin embargo, poco a poco han ido surgiendo instituciones y disciplinas de estudio al interior del país que han incursionado en esta rama de las ciencias sociales, así como nuevas generaciones de historiadores que han retomado la historia local del país, a partir de su dimensión particular, regional y nacional.

De este modo, puede hablarse de una federalización de los estudios que empiezan a explicar y a contraponer aspectos o acontecimientos que hasta hace muy poco eran casi desconocidos, pero que incidieron fuertemente en la realidad, como son las investigaciones sobre ayuntamientos y diputaciones, la cuestión de la propiedad, de determinadas comunidades indígenas e incluso de la prensa de la época y que enriquecen el estudio de la historia.