Comunicado de prensa 014/2019

RECONOCIMIENTO A YOKO SUGIURA POR CINCUENTA AÑOS DE TRABAJO ARQUEOLÓGICO EN EL VALLE DE TOLUCA

*Impulsó los museos Techialoyan-Tepemaxalco y Luis Mario Schneider, una licenciatura y coordinó la parte de historia antigua de la Historia General del Estado de México, editada por El Colegio Mexiquense, A.C.


comunicado014a 2019Zinacantepec, Estado de México, 6 de marzo de 2019. Especialistas, investigadores, estudiantes y autoridades de instituciones académicas e instancias federales concurrieron al homenaje a la arqueóloga Yoko Sugiura, quien desde 1977 ha liderado el Proyecto Arqueológico del Valle de Toluca.


Gracias a ese esfuerzo de investigación se han conocido aspectos fundamentales de los pueblos que habitaron la región desde el año 1200 A. C., y ha servido para adentrarse en la vida cotidiana de comunidades antiguas ligadas a las lagunas y río de lo que ahora son los municipios de Ocoyoacac, San Mateo Atenco, Metepec, Almoloya del Río, San Antonio la Isla y Santa Cruz Atizapán, entre otros, a la vez de alertar sobre los efectos negativos del crecimiento urbano desordenado en contra de los vestigios arqueológicos y el medio ambiente.


En el auditorio del Museo Torres Bicentenario, a iniciativa del Instituto Nacional de Antropología e Historia y del Centro INAH Estado de México, con el concurso de la UNAM, la UAEM y El Colegio Mexiquense, A. C., se hizo un amplio repaso del trabajo de más de cinco décadas de la investigadora.


César Camacho, presidente de El Colegio Mexiquense, A. C., del que la doctora Yoko Sugiura es investigadora especial, habló de la convergencia institucional y personal en el homenaje, realizado dentro del marco de la primera sesión del Seminario permanente «Miradas interdisciplinarias sobre el Estado de México. Estudios, perspectivas y propuestas».


Se refirió a aspectos centrales de su larga y prolífica carrera, a las dieciséis temporadas de investigación que ha realizado, su decidida participación en la creación de los museos Techialoyan-Tepemaxalco de San Antonio la Isla y Luis Mario Schneider de Malinalco, así como la licenciatura en Arqueología que imparte de la UAEM y a su capacidad de convocar a arqueólogos, restauradores, geógrafos, historiadores, antropólogos, biólogos, físicos, geólogos, paleoambientalistas, zoólogos, químicos, fotógrafos y especialistas en patrimonio cultural.


comunicado014b 2019Se refirió a la desinteresada contribución que desde hace más de veinte años ha tenido Yoko Sugiura con El Colegio Mexiquense, A. C., al que donó parte de su biblioteca y en donde tiene alojados los materiales de las temporadas de campo en el Valle de Toluca, además de publicar libros, en particular como coordinadora de la parte de historia antigua de la Historia General del Estado de México, primera en su tipo y publicada en 1998.


A este reconocimiento se sumaron, en la primera parte del homenaje, los mensajes del director del Centro INAH Estado de México, Luis Antonio Huitrón Santoyo; Hernán Javier Salas Quintanal, coordinador del posgrado de Antropología del Instituto de Investigaciones Antropológicas de la UNAM y Guillermo Acosta, en representación de este iia, así como Luis Enrique Díaz Sánchez, director de Investigación de la UAEM.


Acudieron además la directora de la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH), Julieta Valle Esquivel; Alfonso Sandoval Álvarez, director de Patrimonio Cultural del gobierno del Estado de México, e Ignacio Medina Alegría, director de la facultad de Antropología de la UAEM.


comunicado014c 2019En la mesa de trabajo participaron la reconocida arqueóloga Mari Carmen Serra Pucha, compañera de generación y trabajo de Yoko Sugiura, quien comparó su amistad con la periodización de Mesoamérica, y Rubén Nieto Hernández y Gustavo Jaimes Vences, quienes fueron alumnos de la investigadora e integrantes de sus equipos de trabajo y hoy son reconocidos investigadores, así como la homenajeada, que presentó un recuento de su trabajo de cinco décadas en el Valle de Toluca y detalló el sentido y alcance de su labor, basado en su compromiso y admiración por el pasado prehispánico de México y el Estado de México.