Comunicado de prensa 009/2017

El libro Los mapas pictográficos de Zinacantepec, aporte a la historia de la posesión de la tierra

*La obra del investigador Miguel Ángel Ruz Barrio fue presentada en la FIL del Palacio de Minería


comunicado009 2017Zinacantepec, Estado de México, 27 de febrero de 2017.- El Colegio Mexiquense, A. C., continúa la investigación de los documentos pictográficos coloniales como un esfuerzo de rescate de la memoria y la historia de los pueblos, en particular los que dieron origen a lo que hoy es el Estado de México, y a esta tarea se suma el libro Los mapas pictográficos de Zinacantepec. Tres ejemplos resguardados en el Archivo General de la Nación, de Miguel Ángel Ruz Barrio, el cual fue presentado en la xxxviii Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería.
Este trabajo de investigación se inscribe en las actividades de celebración del xxx aniversario de El Colegio Mexiquense, A. C., y en él se analizan tres casos en que los mapas pictográficos sirvieron de referencia para resolver procesos jurídicos muy concretos, referentes a la solicitud de terrenos por parte de ciudadanos españoles.
Uno de los mapas data de 1539, otro de 1541 y el tercero se empezó en 1611, y después de un receso por causas desconocidas, fue retomado en 1619, explicó Ruz Barrio, quien aseguró que falta memoria histórica, ante lo cual, uno de los principales objetivos de su investigación es que los actuales pobladores del municipio de Zinacantepec tengan a la mano un referente histórico, conozcan cómo era el uso de suelo hace más de 400 años y la forma de vida de los pueblos durante el primer siglo de la Colonia.
Michel Oudjik, investigador del Instituto de Investigaciones Filológicas de la unam, participó haciendo los comentarios al libro, y dijo que en la época prehispánica no se utilizaba el término “mapa” para referirse a los documentos pintados en que se representaban paisajes o la ubicación de los pueblos, pero solo cincuenta años después de la Conquista, los pintores de códices se adaptaron a las nuevas circunstancias y a las nuevas maneras de ver los paisajes.
El diálogo fue moderado por el investigador y secretario general de El Colegio Mexiquense, A. C., José Antonio Álvarez Lobato, y a lo largo de él hubo ocasión de que autor y comentarista reflexionaran sobre el papel que tenían los pintores indígenas de los mapas durante el primer siglo del periodo colonial y acerca de la posibilidad de que sus servicios fuesen pagados por las comunidades que buscaban defender sus intereses ante los españoles o por los corregidores.
El resultado que se ofrece en Los mapas pictográficos de Zinacantec es que la elaboración de ese tipo de documentos con el objeto de obtener una merced, para el caso de la población española, como gracia o beneficio otorgado por la autoridad, en este caso sobre la tierra, arroja información sobre los cambios en el tipo de propiedad, la incursión de los españoles en lo que ahora es el municipio y las modificaciones de los asentamientos humanos ocurridas en los siglos xvi y xvii.