Comunicado de prensa 012/2017

LA URBE ES HOSTIL AL ADULTO MAYOR: LIMITA SU MOVILIDAD Y LO AISLA

*El libro Segregación socioespacial de la población mayor analiza el fenómeno y propone medidas para atender a la gente de 65 años y más, que vive en las grandes ciudades


comunicado012 2017Zinacantepec, Estado de México, 13 de marzo de 2017.- Es urgente que en México se pongan en práctica medidas para lograr que las ciudades sean funcionales para los adultos mayores cuya movilidad, por lo general restringida, los aisla socialmente, señaló Carlos Garrocho Rangel, investigador de El Colegio Mexiquense, A. C.
El aumento de la población mayor tendrá como consecuencia que, a mediados de siglo, ese segmento representará la cuarta parte del total nacional; además, la gente de esa edad se concentra pirncipalmente en las ciudades, que si bien son los motores del desarrollo económico y social del país, no están diseñadas para permitir la movilidad de las personas mayores de 65 años, detalló.
En relación con los resultados del libro Segregación socioespacial de la población mayor. La dimensión desconocida del envejecimiento, editado por El colegio Mexiquense, A. C. y que escribió en coautoría con Juan Campos, investigador de la Universidad Autónoma del Estado de México, Garrocho Rangel puso de manfiesto que en la sociedad mexicana es ya observable una división poblacional basada en la edad.
El entorno urbano –enfatizó- no favorece la cohesión ni el uso de la ciudad por parte de las personas mayores, debido a que la urbe es caótica y complicada, lo que reduce el ámbito de acción de quienes tienen limitaciones diversas de movilidad debido a la edad.
Campos Alanís dijo por su parte que la segregación de los adultos mayores es un fenómeno complejo y en su atención deben combinarse las políticas públicas y el trabajo de las familias.
El investigador advirtió que el futuro de los adultos mayores luce complicado, ya que en los años y décadas por venir no habrá pensiones, como resultado de la reforma laboral que favorece las contrataciones por honorarios y limita o evita la antigüedad, hecho que se complementa negativamente con la situación de que hoy en día, apenas la mitad de la población económicamente activa tiene trabajo formal.
Se nos viene una avalancha y nadie se está dando cuenta, aun cuando los focos rojos están encendidos desde hace una década, a la par de que el envejecimiento de la población se ve solo como un asunto demográfico, a pesar de que tiene aristas urbanas, económicas, de salud y familiares, previno Campos Alanís.
A decir de Garrocho Rangel, la obra no solo expone el panorama de la segregación residencial de los adultos mayores en el área metropolitana de la Ciudad de México, sino que también presenta y analiza experiencias de países en donde se han puesto en marcha medidas que facilitan la habitabilidad de las ciudades a favor de los adultos mayores.
Dijo que este esfuerzo de reflexión se traduce en un kitt de instrumentos de política socioespacial urbana con enfoque gerontológico que debe ser tomado en cuenta, y ejemplificó la viabilidad de diversas medidas dirigidas a ese grupo de la población con la apertura de negocios enfocados exclusivamente en los adultos mayores, a fin de brindar a éstos condiciones de bienestar de acuerdo a sus necesidades físicas.