Comunicado de prensa 030/2017

LA MUJER TRABAJADORA, ANTE EL DILEMA DE AYUDAR A SU FAMILIA O CUIDAR A LOS HIJOS

*Fue presentado el libro La sombra voluntaria, de Arlette Covarrubias, investigadora de El Colegio Mexiquense, A. C., dedicado a las obreras de las maquiladoras


comunicado030a 2017Las mujeres que se incorporan al trabajo asalariado, especialmente las que lo hacen en maquiladoras, tienen que enfrentar las concepciones tradicionales relativas a que deben ser amas de casa y hacerse cargo del cuidado de los hijos, el prejuicio de que trabajar las hace promiscuas y la idea tradicional de que los hombres son los responsables de proveer al mantenimiento de la familia.


Durante la presentación del libro La sombra voluntaria. Normas sociales y participación de las mujeres en la maquila, de Arlette Covarrubias Feregrino, investigadora de El Colegio Mexiquense, A. C., se resaltó que las normas sociales que se aplican de manera selectiva a las mujeres que trabajan en las maquiladoras tienen un componente moral, pero afectan también a las mujeres de otros ámbitos sociales, incluso el universitario.


La aportación que hace la autora se concentra en esclarecer la manera en que las normas sociales restringen la libertad de las mujeres, que deben resolver si ingresan al trabajo para mejorar el bienestar de sus familias y afrontan el reclamo social o si permanecen en sus casas y asumen las condiciones precarias de subsistencia de sus seres queridos y de ellas mismas.


La investigadora estudió la situación de las mujeres en las maquiladoras de Santiago Miahuatlán y San Gabriel Chilac, en la zona de Tehuacán, Puebla, llevando al ámbito económico las normas sociales como parte de las pruebas estadísticas, lo que abre un campo de trabajo en esa área del conocimiento sobre la base de la teoría de las capacidades de Amartya Sen, premio Nobel de Economía.


Covarrubias Feregrino dijo, en relación con su libro, que la decisión sobre el cuidado de los hijos ante la incorporación de la mujer al trabajo afecta a toda la sociedad mexicana aunque de manera diferenciada, en función del tipo de comunidades (rurales y urbanas, mestizas e indígenas), y de los niveles económicos y educativos de las mujeres, e incluso de los hombres y las familias.


Trabajar en las maquiladores ofrece a las mujeres la oportunidad de obtener un ingreso mayor al que ofrecen otros empleos, pero al mismo tiempo les implica efectos negativos por las tres normas sociales que se les aplican de manera selectiva, y en su salud, como el desarrollo de enfermedades del trabajo.


En los comentarios al libro, María Luisa González Marín, investigadora del Instituto de Investigaciones Económicas de la unam, destacó el peso social que se recarga en las mujeres que trabajan, al hacerlas responsables únicas o principales del cuidado de los hijos, y ahora también de los adultos mayores y las personas con otras capacidades, así como el sentimiento masculino de desplazamiento e incluso el chisme como forma de discriminación.


Citó a la socióloga Agnes Heller, quien previno que hay una división emocional del trabajo, que en el caso de las mujeres se presenta como una ruptura entre el trabajo y el cuidado de los hijos, la cual las afecta emocionalmente con un sentimiento de culpa, mientras que en el lugar de trabajo deben realizar tareas monótonas y repetitivas.


La investigación de Arlette Covarrubias expone además las condiciones de desiguladad laboral y salarial entre hombres y mujeres, a favor de los primeros, que siguen ocupando los puestos de supervisión y dirección.
comunicado030b 2017


González Marín refirió datos que señalan que hasta 73 % de los niños son ahora cuidados por abuelos, abuelas y otros parientes, y ello coloca al tema como un asunto importante para que la sociedad resuelva quién debe cumplir esa tarea.
El título del libro, La sombra voluntaria. Normas sociales y participación laboral de las mujeres en la maquila, remite al papel que se destina a las mujeres, quienes, pese a la tarea indispensable que cumplen en el hogar y el mundo laboral, son orilladas a aceptar un papel secundario que se cumple en las sombras. La presentación fue moderada por el también investigador Carlos Escalante Fernández.