Comunicado de prensa 042/2017

HACE FALTA UNA SISTEMA MUNICIPAL ANTICORRUPCIÓN CON UNA REPRESENTACIÓN CIUDADANA FUERTE

*Ofreció el contralor del Poder Legislativo, Victorino Barrios, la segunda conferencia del ciclo dedicado a celebrar los treinta años de la Maestría en Ciencias Sociales que ofrece El Colegio Mexiquense, A. C.


comunicado042a 2017Los ayuntamientos enfrentan desafíos muy diversos en materia de rendición de cuentas, transparencia y fiscalización, afirmó el contralor del Poder Legislativo, Victorino Barrios Dávalos, quien se inclinó porque a escala municipal, el sistema anticorrupción incluya un contralor propuesto por la oposición, una unidad de información, comités de participación ciudadana y de adquisiciones, un defensor de derechos humanos y jueces mediadores.


Barrios Dávalos ofreció la conferencia «Los retos del municipio frente a la fiscalización y la rendición de cuentas», segunda del ciclo dedicado a la conmemoración del XXX aniversario de la maestría enCiencias Sociales con Especialidad en Desarrollo Municipal que ofrece El Colegio Mexiquense, A. C.


En su exposición, alertó que la deuda de los 125 ayuntamientos del Estado de México tiene casi el mismo monto que las aportaciones y participaciones que éstos reciben, y que este año suman 15 mil 570 millones de pesos, sin contar que los organismos autónomos municipales tienen una deuda por otros 10 mil 850 millones de pesos.


Acompañado por la coordinadora de la maestría, Carolina Pedrotti Bruno, el expositor se pronunció por limitar legalmente el nivel de endeudamiento de los ayuntamientos como porcentaje de las aportaciones y participaciones que reciben, pero también señaló la pertinencia de que haya una vigilancia de la ruta del dinero para actuar preventivamente en contra de la corrupción.


Barrios Dávalos se refirió a la enorme diversidad de los ayuntamientos de la entidad en cuanto a su composición y alertó que, en su mayoría, las contralorías municipales carecen del personal suficiente para llevar a cabo sus tareas.


Llamó a la ciudadanía a tener una actitud mucho más participativa en la vigilancia de los gobiernos en los tres órdenes, no solo el municipal, y puso el acento en el hecho de que el Código Electoral de la entidad no impide la participación en elecciones de quienes han sido inhabilitados.


Es indispensable un arreglo institucional para que en las entidades haya leyes de evaluación, órganos de fiscalización que fiscalicen y normas contables, pues aun cuando está vigente la Ley General de Contabilidad Gubernamental, para avanzar en materia de transparencia y rendición de cuentas hace falta articulación y que la actuación no sea coyuntural, para evitar que los órganos de control y fiscalización se estorben, admitió.


Dijo asimismo que solo 40 de cada 100 pesos se recuperan con las sanciones, pues los tesoreros municipales temen hacer procedimientos administrativos de ejecución, por lo que es necesario darles confianza y las herramientas que les permitan llevar a cabo esas tareas.


Respecto del sistema municipal anticorrupción se refirió a que la propuesta en curso es que haya dos funcionarios propuestos por el presidente y uno por el ciudadano, pero se inclinó por otra fórmula que permita que el ciudadano esté mejor representado, al tiempo que subrayó que es indispensable que que los ayuntamientos tengan áreas de investigación, sustanciación y resolución.


Expuso que el número de integrantes de las contralorías municipales debe ser proporcional al número de acciones, habitantes e integrantes del ayuntamiento; además, hace falta que cuenten con personal especializado, entre ellos un abogado, un contador y un arquitecto.
comunicado042b 2017


Barrios Dávalos se refirió, entre otras prácticas indebidas, al cobro del «diezmo», al que consideró el origen de muchas obras mal hechas y entre una gran cantidad de datos que compartió, incluyó el relativo a que 51 municipios dependen del gobierno estatal para el cobro de sus impuestos, incluido el predial, y hay otros que dependen en 99% de las aportaciones y las participaciones, lo que inhibe su capacidad de ejecución.