Comunicado de prensa 006/2016

Se presenta libro sobre archivos parroquiales de Calimaya en El Colegio Mexiquense, A. C.


comunicado006a 2016En el marco del Encuentro de Palabras 2016, se presentó el libro Guía del archivo parroquial de San Pedro y San Pablo de Calimaya, de la doctora María Teresa Jarquín, profesora investigadora del Colegio, en la sede de Casa Toluca. Los comentarios estuvieron a cargo de la licenciada en Historia María Elena Cruz Baena, de la Facultad de Humanidades de la UAEMéx y la maestra María Elena Bibriesca Sumano, profesora de la misma institución. El doctor Fernando Díaz, subdirector académico de la facultad, moderó la mesa.

La doctora Jarquín señaló que la riqueza de los documentos que forman el archivo parroquial de Calimaya radica en ser la voz de los que ya no la tienen y son, a la vez, registro de todos nosotros. Describió los avatares para realizar la obra y que su aportación está en contribuir a la investigación de la época novohispana, especialmente después de la llegada de la orden de los franciscanos a la región.

María Elena Cruz compartió su experiencia como becaria del proyecto que dio como resultado esta guía y comentó la relevancia de la conservación de archivos, ya que son fuente de estudios de la religiosidad en la Nueva España, aunque se puede enfocar desde otras aristas como la política la historia de las mentalidades.

Admitió que preservar un archivo es difícil. Una guía de este tipo permite conocer un acervo para conservarlo y aprovecharlo. Los documentos, agrupados en 205 cajas, que se encuentran en este archivo datan desde la Colonia hasta el siglo XX y son pase a la historia local. Durante la labor que compartió con la doctora Jarquín, se dieron cuenta que el archivo ya tenía un intento de catalogación pero éste contenía errores temáticos y temporales.

comunicado006b 2016Por su parte, la maestra Bibriesca, experta en catalogación, paleografía y diplomática, reconoció en el historiador a un rescatista de documentos, tarea “motivo de credulidad y vituperio”, y que sólo los países cultos protegen sus archivos pues en ellos está su memoria e identidad y lamentó que en México no se tenga interés por conservar documentos.

Del archivo eclesiástico de Calimaya señaló que éste cuenta con documentos que datan desde el siglo XVI, época en la que registrar servicios religiosos se hizo tarea obligatoria. Sin embargo, los documentos han sufrido daños y por lo tanto, es comprensible la postura hostil del párroco para consultarlos. Esto lleva al historiador a otro problema: los archivos eclesiásticos, como todo archivo público, pertenecen a la nación y los investigadores tienen derecho a su consulta. Por ello, concluyó que la Guía de archivos… abrevia el tiempo de trabajo.