Comunicado de prensa 021/2016

La ciudad impone retos a las personas de la tercera edad, destaca investigador de El Colegio Mexiquense en Hábitat III


comunicado021 2016

En el marco del foro Reunión Regional Hábitat III. América Latina y el Caribe, se realizó la mesa Ciudades Sostenibles en América Latina y el Caribe. Esta actividad tuvo lugar en las instalaciones del H. Ayuntamiento de Toluca y se dieron cita importantes expertos en materia de desarrollo, ciudades sostenibles y urbanismo. En esta mesa participó el doctor Carlos Garrocho, profesor investigador de El Colegio Mexiquense, A. C., quien habló de uno de los problemas con los que se enfrentan ya las ciudades: su población longeva esto porque, dijo, dentro de poco tiempo serán más los habitantes de la tercera edad que se resisten a dejarla o bien, para los que la ciudad ya no será funcional.

Las causas del incremento de este sector de la población llamado también age invaders, son: reducción en la tasa de fertilidad (los hijos ya no son un plan de vida); nuevos arreglos familiares; reducción de salarios reales (ahora se requiere el salario de dos); largos tiempos de traslado (la distancia entre la casa y el trabajo cada vez es mayor).

La gente, dijo, debe ser el motivo central de las políticas públicas urbanas. El envejecimiento de la población mexicana es el fenómeno demográfico más importante que vivirá el país en el siglo XXI y será en las ciudades donde se concentrará este grupo poblacional

La segregación voluntaria, explicó, será la clave para los adultos mayores basada en el valor social de envejecer en el lugar es decir, no salir de la casa; mientras que los jóvenes buscan oportunidades cada vez más escasas sin importar en dónde se encuentren éstas. La población de la tercera edad, señaló, requiere el apoyo de redes formales gubernamentales: hospitales, centros asistenciales, así como de redes informales: familia, amigos, vecinos.

La población envejecida, que será la más vulnerable, no encuentra, ni encontrará, apoyo en el Estado, lo que ocasionará, señaló, que la actual población joven se enfrente ya al problema de envejecer sin opción de pensión, por lo que estimó la importancia de valorar las actividades que se realizan en esta etapa, así como el tiempo que se les invierte, porque no habrá seguridad para su manutención.

En este sentido, dijo, la ciudad impone retos para las personas de la tercera edad y a futuro para los jóvenes, pues ya implica, y lo hará en el futuro, menos movilidad, accesibilidad o contacto cara a cara.

El doctor Garrocho compartió mesa con los especialistas Ary Aickman, representante de México ante el Fondo de Población de la ONU; Boris Graizbord, profesor investigador de de El Colegio de México, y Matías Jaramillo, director general de Planeación y Población de CONAPO.