Comunicado de prensa 026/2016

La zona arqueológica de Malinalco aún es objeto de estudios, investigador del CMQ


comunicado026 2016

El templo monolítico de Malinalco es de suma importancia ya que personajes como Ahuizotl decidieron construir en ese lugar sin que aún se comprenda bien por qué la elección de esa zona, dijo el doctor Xavier Noguez, profesor investigador de El Colegio Mexiquense, A. C., al dictar la conferencia “El templo monolítico de Malinalco” en el marco del Seminario 2016 de Arqueología y etnohistoria Mesoamérica.

En un primer momento, el doctor Noguez habló sobre las condiciones orográficas del lugar y de la planta que identifica a Malinalco: la hierba de malinalli. Esta planta, que no es excepcional, se representó en documentos indígenas, en el glifo del lugar que aparece en la matrícula de Tributos, o bien tallada en piedra en construcciones virreinales como puede observarse en uno de los medallones de la capilla del convento del lugar y, aunque queda por entender cuál es el papel protagónico de esta planta, se piensa que tenía algunos usos médicos y era apreciada en ciertos rituales religiosos.

En cuanto a la historiografía del lugar, el doctor Noguez precisó que mucho de lo que se conoce de esta zona arqueológica se debe a José García Payón, quien hizo las primeras excavaciones. En este sentido, el investigador reconoció que se han realizado más trabajos que aún no se han publicado.

Por otra parte, describió algunos de los puntos más significativos de esa zona de difícil acceso y de los que aún no se concluye con certeza su disposición y significado. Se cree que uno de los cerros, Toxquihua, es el lugar fundacional y que se eligió porque la piedra no es dura, aunque también de ahí la dificultad para su conservación. Se piensa que la ubicación del templo obedece a cuestiones astronómicas y estratégicas y que San Martín Choloya fue la primera cabecera o el primer centro importante de la zona.

En cuanto a la disposición de los elementos en el templo monolítico, único en su tipo en Mesoamérica y que se construyó en la piedra del cerro, Noguez reconoció que hasta la fecha se desconoce por qué esa forma de herradura y por qué esa disposición con los elementos que en él se encuentran. Según las fuentes, se dice que a este templo, ubicado hacia el Oriente, no tenía acceso cualquier persona, tal vez se hacían rituales para la alta clase militar tenochca o bien, tenía un uso astronómico en la época prehispánica.

Se dice que la conquista del lugar fue relativamente fácil y se cree que en uno de los orificios del templo se depositaba la piel del sacrificado en honor a Xipe Totec. Finalmente, el doctor Noguez también habló del tambor de Malinalco, pieza emblemática de la arqueología mexiquense, del cual mencionó que no es el único ejemplar, sino que se tiene registro de al menos otro tambor, el de San Pedro, pieza colonial con símbolos cristianos.

Las conferencias del seminario continúan con la disertación sobre el códice Techialoyan de San Pablo Autopan, que impartirá el doctor Raymundo Martínez, profesor investigador del Colegio, el próximo martes 24 de mayo, en las instalaciones de Zinacantepec.