Comunicado de prensa 032/2016

Investigador de El Colegio Mexiquense, A. C, presenta códice vinculado a Tlalnepantla


comunicado032 2016Santa Cecilia Acatitla, San Bartolomé Tepanohuayan, cercano a Tizayuca,  Santiago Atepetlac y Zacatenco, son algunos de los topónimos que permiten  asegurar que dos fragmentos, uno localizado en Estados Unidos y otro en Jalisco, pertenecen a un  códice Techialoyan proveniente del área de Tlalnepantla, manifestó el profesor investigador de El Colegio Mexiquense, A.C., Raymundo César Martínez García,  especialista en códices y manuscritos indígenas coloniales del centro de México.
Al hacer una detallada presentación de este documento en la sede del Colegio en el municipio de Tlalnepantla, señaló que al estar dividido en dos fragmentos, el manuscrito  casi no ha sido estudiado, si bien ya aparecía en catálogos desde la década de 1970, y refirió que el clasificado como manuscrito mexicano 470  en la Biblioteca Bancroft de la Universidad de Berkeley, California, no está en buenas condiciones, ya que las láminas han sufrido muy graves desprendimientos, pero aún así, vale la pena estudiarlo, expresó.
El doctor Martínez García, quien tuvo acceso  a ambos fragmentos para realizar su análisis,  destacó que uno de los principales retos a los que se enfrenta para efectuar dicho estudio es que la geografía se ha modificado con la urbanización y algunas localidades han desaparecido, de tal manera que ya no queda rastro de varios parajes antiguos que menciona el códice.
Explicó  en este sentido que  hay topónimos correspondientes a descripciones del paisaje, por lo que resulta difícil, desde el presente, acercarse a esa geografía que tanto se ha transformado o que ya no existe; otros nombres no han podido interpretarse aún,  al ser considerados más simbólicos que reales, y a que aparecen en la mayor parte de los Techialoyan, por lo que se presume que pertenecen a una geografía más sagrada.
El también integrante del seminario académico Historia Mexicana e Historia del Estado de México del Colegio informó que uno de los dos fragmento de este códice proveniente de Tlalnepantla, está catalogado con el número 709 y se resguarda en el Museo Regional de Guadalajara con el nombre de códice Tlachialoyan de Santa Cecilia Acatitla.
Al considerar que el documento completo debió tener agrupado en total 18 folios, recordó que este museo tapatío inició actividades en 1918 y su entonces director, Jorge Enciso, era un reconocido coleccionista, por lo que es probable que él haya tenido la totalidad del códice, pero se desconoce si vendió gran parte del mismo o qué sucedió. Lo cierto es que el otro fragmento aparece en el catálogo de la universidad norteamericana desde 1955, con una nota descriptiva de la arqueóloga mexicana Eulalia Guzmán.
Entre  otros aspectos que compartió el doctor Raymundo César Martínez relacionados con este documento, es que debido al grado de deterioro que presenta uno de los fragmentos no ha sido posible precisar si el lugar de adscripción del texto es San Bartolomé Tepanohuayan  o Santa Cecilia Acatitla, ya que aparecen los dos nombres, aunque no sería la primera vez que un códice Techialoyan tiene más de una comunidad como eje.
Sin embargo, indagando sobre el topónimo de Tepanohuayan encontró, entre otros datos históricos, que de acuerdo a Bernardino de Sahagún, este sitio fue parte de la ruta que siguió  Quetzalcóatl cuando abandonó Tula y atravesó un río poniendo piedras sobre el cauce, lo que explica el nombre de Tepanohuayan: vado de piedras.
Apoyado en los estudios de Pedro Carrasco, comentó que otras fuentes refieren a Tepanohuayan como un señorío dependiente de Tlacopan. Sin embargo, en los Anales de Cuauhtitlan, Tepanohuayan parece referirse a una región,  lo cual complica más  la situación, ya que aparece mencionada como Tlacopan-Tepanohuayan junto con Tenochtitla Mexico y Texcoco- Acolhuacan.
No obstante, el profesor-investigador de El Colegio Mexiquense A.C.  señaló que en la época prehispánica a Tepanohuayan siempre se le vinculó con Tlacopan, Atzcapotzalco y Tenayuca,  en tanto que para el periodo colonial es muy probable que  la localidad de San Bartolomé Tepanohuayan, coincida con la  población de San Bartolomé Apostol, cerca de Tenayuca, que es  una hipótesis que manejan algunos  autores.
De acuerdo a las fuentes coloniales, continuó el especialista en códices, Tenayuca y  la vecina Teocalhueyacan, área de donde procede el códice fueron consideradas cabecera por los españoles, entraban dentro de la jurisdicción de Tacuba y los franciscanos asentaron sus conventos entre ambos lugares por lo que la zona se llamó Tlalnepantla, “lugar de en medio”.