Comunicado de prensa 035/2016

Se presenta conferencia en El Colegio Mexiquense acerca del viento en la mitología náhuatl prehispánica


comunicado035 2016Lejos de las explicaciones  científicas, para muchas culturas el viento es un fenómeno activo por sí mismo, responsable del movimiento de otros elementos naturales como las nubes o el agua, y de la oxigenación de los océanos y los lagos y, por lo tanto,  suele ocupar un lugar sobresaliente en las cosmovisiones elaboradas por las sociedades humanas a lo largo de su historia, destacó la profesora investigadora de la Universidad Nacional Autónoma de México, doctora Elodie Dupey García.
Al dictar la conferencia "El viento en la mitología náhuatl prehispánica", en el marco del Seminario 2016  de Arqueología y etnohistoria de Mesoamérica organizado por  el cuerpo académico Historia e Historiografía Indígena de El Colegio Mexiquense, A.C., la especialista destacó que no resulta sorprendente entonces que el viento haya sido parte de esta concepción de la naturaleza como parte de la cosmovisión que tenían las antiguas sociedades mesoamericanas, en donde el viento es concebido como el principal agente del dinamismo de los sistemas meteorológicos.  
La doctora Dupey García, acompañada por el doctor Miguel Ángel Ruz, profesor investigador del  Colegio, presentó así los primeros resultados y reflexiones de una línea de investigación que desde hace más de un año, comenzó a desarrollar en el Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM, para estudiar los diversos aspectos que agrupaba el viento en las concepciones de los nahuas en la época prehispánica. Expresó que es un proyecto que pretende explorar el lugar ocupado y el papel desempeñado por este fenómeno meteorológico en las múltiples expresiones de la cosmovisión náhuatl.
Al referir que este trabajo forma parte de sus investigaciones sobre el color en los códices mesoamericanos, mencionó que a nivel metodológico se inspira en  los escasos trabajos que hay sobre la visión conceptual de los meteoros, de las epifanías celestes en la cultura náhuatl y se basa también en la tradición de estudios históricos sobre los dioses, los mitos y  los ritos en las sociedades mesoamericanas del postclásico.
Expresó que su interés general  son las  creencias y las prácticas que resultan de las interacciones del ser humano con su entorno en el México prehispánico, y señaló que referirse al viento en esa etapa es mostrar  hasta qué grado, la concepción prehispánica no tiene nada que ver con la definición de la ciencia moderna, ya que entonces no se percibían fenómenos meteorológicos, sino criaturas vivas, que habitan con los hombres, con características que encarnan en dioses o en criaturas fantásticas que vuelan.
Recordó que como entonces, la economía  era esencialmente agrícola, dependía de la alternancia  de las estaciones secas y de lluvias, por lo que era prioritario registrar el estado del  tiempo y se prestaba especial atención a la acción del viento, porque éste desplazaba a las nubes cargadas de precipitaciones.
La investigadora de la UNAM consideró entonces que el viento constituye una figura muy rica, que vale la pena explorar en sus diferentes aspectos, por lo que desde su apreciación busca reconstruir un poco la complejidad de esas figuras, de las facetas del viento; y en ese propósito ha encontrado que de manera clara, los primeros memoriales señalan a Quetzalcóatl como uno de los múltiples vientos que ellos reconocen.
Así, el objetivo de esta nueva investigación de la que presentó los primeros avances es retomar el material histórico, de la literatura colonial, trabajar con la iconografía y con las piezas arqueológicas para tratar esta figura, que si bien es muy conocida, no ha sido objeto de un trabajo monográfico,  en donde se aborde sobre todo el aspecto del  viento.
El ciclo de conferencias concluirá el próximo 20 de septiembre, a partir de las 13:00 horas,  con el tema: La noción de teotl “dios”, en la obra de Bernardino de Sahagún y de sus colaboradores nahuas, que impartirá el doctor Guilhem Olliver, investigador de la UNAM, en el Aula Mayor Ignacio Pichardo Pagaza, de la sede de El Colegio Mexiquense, A. C. en Zinacantepec.