Comunicado de prensa 047/2016

Inauguró el Dr. Víctor Humberto Benítez Treviño el 4to Coloquio Internacional “Ciudadanía y heterogeneidad en el México actual”, organizado por El Colegio Mexiquense, A.C.


comunicado047 2016Al inaugurar los trabajos del 4to Coloquio Internacional “Ciudadanía y heterogeneidad en el México actual,  el presidente del Colegio Mexiquense, A.C., Dr. Víctor Humberto Benítez Treviño, manifestó que sus participantes “buscarán compartir las preocupaciones de la red de investigación sobre la ciudadanía cualitativa, a través del seminario Población, Cultura y Sociedad del Colegio Mexiquense, en la búsqueda de nuevos bríos que alimenten la comprensión de nuestro mundo, particularmente las relaciones entre ciudadanos, Estado y derechos”.
Refirió que de acuerdo a las últimas encuestas y estadísticas, existe un sentimiento de desconfianza por parte de los ciudadanos, “no solo hacia las instituciones del Estado que suponen garantizar derechos y exigir responsabilidades a sus miembros, sino que hay una deslegitimidad del mismo proceso democrático”.
Benítez Treviño señaló que por ello  es necesario comprender cuáles son las razones que motivan ese distanciamiento y desconfianzas,  “no solo en cuanto a las acciones mismas del Estado y sus instituciones, sino con respecto a las diferentes  “percepciones ciudadanas lo cual forma parte de los desafíos que involucran a este 4to Coloquio Internacional Ciudadanía y heterogeneidad, en el que participan especialistas de México, España y Canadá.
Destacó que con cada una de sus participaciones se buscará responder a interrogantes que prevalecen en la actualidad: cuál debe ser la relación entre el ciudadano y el Estado, cómo debe ser la relación entre el ciudadano y el gobierno, en un momento en el que el mundo se debate entre una crisis de credibilidad con respecto a las instituciones políticas y los gobiernos.
En el primer día de actividades del coloquio, la alcaldesa de Molina de Segura, España, Esther Clavero Mira, presentó la ponencia “Participación ciudadana y gestión municipal: el caso de Molina de Segura”, mediante la cual compartió la experiencia de esta localidad perteneciente a la provincia española de Murcia.  Mencionó que para conseguir que la participación ciudadana funcione en un municipio es necesario extender la cultura del consenso, a fin de convencer a todos los grupos políticos y partidos políticos, de la importancia de profundizar en la democracia participativa, no como sustituta de la representativa, sino como un complemento a ella.  
“El equilibrio entre ambas –afirmó-,  es necesario para alcanzar mayor respuesta de  democracia en una sociedad moderna y esto deben comprenderlo. Y entender esto es el primer paso del proceso”. Agregó que tanto en la ciudadanía como en los poderes públicos existen resistencias, que no llevan a ninguna parte y compartió que es motivo de orgullo para su gobierno el haber logrado acuerdos con la mayoría de los grupos políticos con representación institucional, para darle estabilidad al proceso, a fin de que éste  no dependa de los ciclos políticos o electorales, ya que la ciudadanía necesita de estabilidad en el tiempo.
“Desde mi perspectiva, la participación ciudadana se convierte en un factor esencial en la defensa de valores democráticos y percibo los procesos en sí, el camino en sí, no solamente la finalidad que compartimos todos de influir en las decisiones municipales, por sí solo, como una herramienta fundamental para el fomento de valores como el respeto, la tolerancia,  la solidaridad, la igualdad, la integridad y la cohesión social y territorial”. Destacó que de esa manera, los gobiernos también recuperan credibilidad, la cual en el caso de España ha sido un aspecto preocupante para las autoridades.
Agregó que  la participación ciudadana no solamente es una herramienta para conocer la satisfacción o insatisfacción de los usuarios de los servicios públicos, sino una forma de incorporar activamente las voces de los ciudadanos y de las ciudadanas en las tomas de decisiones, y es más que necesaria para que los municipios proporcionen los mejores servicios y oportunidades a la población y para poder participar en acciones colectivas que mejoren a la sociedad en el ámbito local”.
Antes, el Dr. Juan José García Escribano, de la Universidad de Murcia, presentó la conferencia magistral: “Construcción de la ciudadanía europea: el caso de España”, en la cual compartió la experiencia española en torno a la definición de “ciudadano”, y los elementos que lo conforman para identificarlo como miembro de una comunidad, y cómo se percibe en él una situación de inconformidad y descontento con respecto al quehacer gubernamental.
“Estamos en un momento en donde no solamente se puede hablar y se debe hablar de derechos ligados al Estado. Yo creo que tenemos que empezar a superar ese concepto, porque ciudadanía efectivamente presupone ese concepto de igualdad de estatus reconocida institucionalmente a través de una serie de derechos, y por otra parte la participación del ciudadano como agente activo dentro de la esfera pública”, los cuales, dijo, serían los elementos indispensables del concepto de ciudadanía.
Sin embargo, consideró que se debe presentar a la ciudadanía como una concepción dinámica: “tenemos que presentar a la ciudadanía como una institución cuyos contenidos y significados se delimitan, se definen y se redefinen, se modifican con relación a las prácticas sociales de los distintos actores y con el propio transcurrir de los procesos de cambios políticos.” Manifestó que si no se observa cómo los ciudadanos están desarrollando este sentido de ciudadanía, entonces no se entendería el concepto de ciudadanía.
Como parte de la primera jornada de actividades del 4to. coloquio internacional Ciudadanía y heterogeneidad en el México actual, Más tarde se llevó a cabo la primera mesa de trabajo  denominada  “Indicadores de ciudadanía y participación política”, en la que  intervinieron los doctores Justo Jesús Tovar Mendoza, de la Universidad Autónoma del Estado de México; José Manuel Luque Rojas y Jesús Enrique Sánchez Zazueta  de la Universidad Autónoma de Sinaloa; así como  Robert González García y Juan Antonio Taguenca Belmonte, de la  Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo.