Comunicado de prensa 056/2016

En la XXX FIL Guadalajara, El Colegio Mexiquenses, A. C. presenta libro sobre participación de las mujeres en la industria maquiladora.


comunicado056 2016En la XXX Feria Internacional del Libro de Guadalajara, la Dra. Arlette Covarrubias Feregrino, profesora-investigadora del Colegio Mexiquense, A. C., presentó su libro La Sombra Voluntaria, normas sociales y participación laboral de las mujeres en la industria maquiladora, en el cual se “explora la forma en que las normas sociales influyen en la libertad que las mujeres tienen de obtener bienestar a través de su participación en el trabajo asalariado”.
La especialista explicó que se trata de una investigación que realizó en dos pueblos de la región de Tehuacán, Puebla: San Gabriel Chilac y Santiago Miahuatlán, en donde la industria maquiladora tenía poco tiempo de haber llegado y cómo esta situación impactó la vida de sus habitantes, luego que las mujeres tuvieron la oportunidad de participar en sus procesos productivos, y las consecuencias positivas y negativas de esta situación.
“En ambos pueblos rurales se ha experimentado una transformación significativa en años recientes. Después de 1994, cuando entró en vigor el TLC de América del Norte, maquilas textiles llegaron a la región y crearon empleo remunerado. Como en muchas regiones a nivel global donde se han establecido maquiladoras textiles una gran parte de su demanda de mano de obra es femenina. Esto implicó que surgieran oportunidades de empleo asalariado para mujeres, en lugares donde éstos no habían existido”.
Señaló que la abundante demanda de mano de obra femenina, más la persistencia de costumbres tradicionales en estos pueblos, los convirtió en sitios ideales para explorar los efectos de las normas sociales sobre la participación de mujeres casadas en el empleo de maquiladoras: “pudimos identificar tres argumentos morales que sostenían que las mujeres no deberían trabajar en maquiladoras”, mencionó la Dra. Covarrubias Feregrino.
El primero de ellos, señaló: “percibía a las mujeres como responsables de la crianza de los hijos y las tareas domésticas. Se consideraba que las mujeres que trabajaban en las maquilas, descuidaban a sus hijos, esposos y casas. En segundo lugar, se percibía que las mujeres que trabajan en las maquilas eran promiscuas e infieles con sus esposos. Finalmente, el rol de los hombres era el de únicamente ser los proveedores económicos de la familia, con que los esposos sentían que habían fallado en este rol si acaso sus esposas eran empleadas por alguna maquila”.
Señaló que estos argumentos morales todavía persisten, no solo en la región del estudio sino en otras partes del país, como Ciudad Juárez. Sin embargo, consideró que aunque es un asunto generacional la educación hace que cambien estas normas sociales.
Los comentarios del libro estuvieron a cargo de la Dra. Eugenia de La O Martínez, del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social CIESAS Occidente, bajo la moderación del Dr. José Antonio Álvarez Lobato, secretario general del Colegio Mexiquense, A. C.