Comunicado de prensa 012/2009

EN ATENCIÓN A LAS DISPOSICIONES OFICIALES EL COLEGIO MEXIQUENSE, A. C. SUSPENDE SUS ACTIVIDADES PÚBLICAS

Las autoridades de esta institución convocan a la comunidad académica, escolar y administrativa a acatar puntualmente las medidas sanitarias que dicten las autoridades federales y estatales.

Zinacantepec, Estado de México, 27 de abril de 2009.

Como respuesta a las medidas anunciadas por las autoridades federales y estatales de Salud y Educación con respecto de la actual contingencia sanitaria, El Colegio Mexiquense A. C. da a conocer la suspensión de todas sus actividades de carácter público (docentes, conferencias y seminarios) hasta el miércoles seis de mayo.

En este sentido, se determinó suspender el servicio de atención al público en la Biblioteca "Fernando Rosenzweig", por lo que se comunicará oportunamente cuando el servicio sea reanudado.

Para mantener el ritmo de trabajo de El Colegio, la actividad administrativa y de investigación se realiza normalmente, teniéndose prevista la suspensión de labores únicamente los días 1, 4 y 5 de mayo, en acatamiento al calendario oficial de trabajo.

Las autoridades de El Colegio se mantienen atentas a las medidas que dicten en su momento las autoridades sanitarias federales y estatales, por lo que se ha hecho un exhorto a la comunidad docente, escolar y administrativa a acatar puntualmente cualquier disposición que se asuma para el control de esta enfermedad en el país.

Comunicado de prensa 013/2009

LAS MISIONES JESUITAS FUERON DETERMINANTES EN LA EVANGELIZACIÓN DEL NORTE DEL PAÍS

Estos centros religiosos influyeron en la conformación del sistema productivo y económico de grandes zonas que hoy son parte de Sinaloa, Nayarit y Sonora.

Zinacantepec, Estado de México, 13 de mayo de 2009.

comunicado_13_2009El proceso de evangelización en México influyó directamente en la forma en que se fueron definiendo las regiones administrativas durante la Colonia. Así, las distintas órdenes religiosas comenzaron la compleja tarea de evangelizar a los pueblos indígenas desde el centro del país, pero en el caso de los jesuitas, cuando estos llegaron al país, se dirigieron al norte para tratar de convertir a los grupos de nómadas y recolectores que hasta ese momento permanecían ajenos a este proceso.

Al participar en el ciclo de conferencias "Historia y región" 2009 de El Colegio Mexiquense, A. C., el doctor Bernd Hausberger, investigador de El Colegio de México, subrayó que las misiones jesuitas cumplieron un papel determinante en la constitución de muchos núcleos urbanos de la actualidad, pues estuvieron situadas en zonas habitadas originalmente por grupos indígenas y con el transcurrir del tiempo se convirtieron en importantes centros económicos y productivos en torno a los cuales giró la vida de diversos pueblos.

"En una época marcada por la religiosidad, en la que se pensaba que nadie podía ir al cielo sin el bautizo y sacramentos como la confirmación, los religiosos consideraban que lo que estaba en juego era ante todo el alma de las personas".

Los jesuitas tenían bastante claro que la conversión de los pueblos del norte no podía realizarse únicamente por medio de la evangelización, y para ello se desplazaron al norte, hacia zonas apartadas de los actuales estados de Sinaloa, Nayarit y Sonora, en donde los primeros intentos de evangelización habían fracasado.

Los primeros jesuitas llegaron a Sinaloa procedentes de Michoacán, donde la obra de Vasco de Quiroga fue un ejemplo a seguir y entraron en contacto con los grupos indígenas que afrontaban severas crisis interétnicas y recurrieron a alianzas que cimentaron el avance de la orden hacia el norte y llegaron hasta el actual estado de Sonora.

Gracias a las misiones, los jesuitas comenzaron a visitar los alrededores y con el tiempo lograron acercarse a los grupos de cazadores y recolectores que bajo su influencia se convirtieron paulatinamente en comunidades fijas y establecidas; una creencia general es que los pueblos del norte eran totalmente nómadas, pero se sabe que para esa época todos practicaban distintas formas de producción agrícola.

Aprovechando esta circunstancia, un objetivo de los misioneros jesuitas fue lograr que los cazadores y recolectores se convirtieran en campesinos, y para ello aplicaron estrategias como incluirlos en el cultivo de las tierras de la misión y en el reparto periódico de los frutos de la tierra.

La única excepción de este sistema fue Baja California, en donde la falta de agua, el clima y la mentalidad de los habitantes nómadas hicieron que las misiones fueran incapaces de producir lo suficiente para que los indígenas se volvieran sedentarios y dependieran, por el contrario, del apoyo de los criollos del centro, quienes a través de donativos y limosnas, contribuyeron a la manutención de las misiones.

Otro caso singular fue el de Nayarit, que fue un enclave libre de españoles hasta entrado el siglo XVIII, si bien sus habitantes tuvieron contactos comerciales con otras regiones como Zacatecas, y fue hacia 1730 cuando los jesuitas organizaron una campaña exitosa para introducir el cristianismo en la zona.

Comunicado de prensa 015/2009

EL LEGADO DE LA CULTURA TOLTECA TRASCENDIÓ A LOS PUEBLOS MESOAMERICANOS

Necesario profundizar en el origen de las fuentes que evidencian la importancia de de esta importante civilización ligada a Quetzalcoátl.

Zinacantepec, Estado de México, 25 de mayo de 2009.

comunicado_15_2009La herencia cultural del imperio tolteca fue sumamente importante para los pueblos prehispánicos, pues incluyendo a los mexicas, muchos se consideraron descendientes de esta antigua civilización ligada a la figura del dios Quetzalcoátl, y reclamaron su linaje para justificar sus pretensiones de dominio y expansión en Mesoamérica, aseguró el doctor Miguel Pastrana Reyes, investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Al dictar la conferencia "Tula y los toltecas ante la conciencia histórica moderna y contemporánea" en el marco del ciclo "Historia y Región" 2009 de El Colegio Mexiquense, A. C., el especialista dijo que el estudio de la civilización tolteca -incluyendo la ubicación de la legendaria ciudad de Tollan- ha girado en torno a dos criterios fundamentales: una interpretación histórica y otra mítica, a partir de múltiples referencias que se encuentras en las fuentes historiográficas disponibles hasta hoy.

A pesar de las diferencias que existen entre los investigadores partidarios de una u otra corriente, se puede observar que hoy en día existen más puntos de coincidencia, ya que poco a poco se ha ido aceptado la necesidad de plantearse problemas como el simbolismo, la mentalidad, lo imaginario y el discurso original de las fuentes, a fin de valorar mejor el aspecto simbólico e ideológico de los antiguos toltecas.

Sobre el origen de las fuentes historiográficas, hay que recordar que éste constituye la parte medular del problema, pues es necesario establecer el carácter y la naturaleza de las que tienen una fuerte tradición indígena. "Con extrema facilidad se ha calificado su contenido de mítico-legendario o fantasioso, sin que realmente se haya establecido el análisis de las fuentes mismas para evaluar cómo están organizadas y que pueden ser auténticos repositorios de datos" pues no se han hecho suficientes investigaciones en torno a su origen y al contenido de la información que contienen.

El doctor Reyes Pastrana, quien estuvo acompañado por la investigadora María Teresa Jarquín Ortega, de El Colegio Mexiquense, A. C. subrayó que preguntas básicas sobre el perfil social, político y cultural de los autores de las fuentes que han llegado a nuestros días no han sido resueltas, pues se carece de suficiente información sobre quién las escribió y para qué, y lo mismo puede decirse de los destinatarios, pues ignoramos las características del público al que iban dirigidas y la intencionalidad con que fueron elaboradas.

"Antes de intentar la reconstrucción histórica o mítica de la cultura Tolteca, habría que responder estas preguntas y si bien existen ya algunas propuestas o categorías indígenas para esclarecer el pasado, debe reconocerse que no han sido suficientes para resolver con firmeza este problema".

Por otra parte, dijo que los investigadores han tendido a separar, dividir y extraer información de las fuentes, para "limpiarlas de intromisiones míticas e históricas", según sea su preferencia, pero no ha habido la voluntad de entender a la fuente como una unidad significativa en sí misma. "Las preguntas de cada investigador y su concepto de verdad lo han llevado a ver en los documentos sólo aquellos aspectos que les son útiles, sin preocuparse por saber qué hacen en la fuente misma, por qué están ahí y la función que cumplen".

Esto, agregó, nos debe remitir a tratar de entender las obras internamente, a partir de sus peculiaridades y su relación como un corpus documental, pues a través de la comparación es como se podrán encontrar aquellos elementos que permitan profundizar en el estudio de esta importante cultura que tuvo una notable influencia para los pueblos mesoamericanos.

Comunicado de prensa 014/2009

LA TECNOLOGÍA AGRÍCOLA PREHISPÁNICA, TEMA DEL CICLO "ARQUEOLOGÍA Y ETNOHISTORIA DE MESOAMÉRICA" 2009.

Continúan las conferencias del ciclo organizado por El Colegio Mexiquense, A. C.

Zinacantepec, Estado de México, 14 de mayo de 2009.

comunicado_14_2009Aunque antes de la llegada de los españoles prácticamente no se utilizaban los animales de tiro y carga, los pueblos prehispánicos desarrollaron complejos sistemas agrícolas como las chinampas que les permitían obtener hasta dos cosechas al año, gracias a que podían aprovechar el clima y la disponibilidad de agua, con lo que tenían un buen suministro de productos.

En el marco del ciclo "Arqueología y Etnohistoria de Mesoamérica" 2009 organizado por El Colegio Mexiquense, A. C., la doctora Teresa Rojas Rabiela, dijo que la tecnología agrícola en Mesoamérica se caracterizó por el empleo de técnicas manuales que favorecieron la selección de semillas y a lo largo del tiempo esto propició el mejoramiento de algunas especies.

La especialista del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social precisó que antes de la conquista, el uso del hierro para la fabricación de herramientas era desconocido, pero se elaboraron instrumentos que ocasionalmente han llegado hasta nuestros días, como son las hachas de piedras duras como la obsidiana, los llamados "bastones plantadores" con que se horadaba la tierra y se retiraban tubérculos, así como las coas de madera que todavía se emplean en la siembra de semillas.

El uso de estos y otros instrumentos está documentado en algunos códices, y entre todos los cultivos el del maíz fue sumamente notable, pues ocupó un papel central en la cosmovisión mesoamericana e incluso hay representaciones del hombre-maíz.

En el área de Chalco-Xochimilco, el empleo de parcelas artificiales como las chinampas en los pantanos de agua dulce estaba aparejado al uso de diques que regulaban el flujo de las aguas, con lo que se aseguraba la obtención de buenas cosechas, ya que los sistemas de cultivo empleados eran más bien intensivos.

La investigadora subrayó que el aprovechamiento del agua también fue fundamental, dado que existen diversos vestigios de infraestructura hidráulica como pozos y jagüeyes construidos en las zonas donde las precipitaciones pluviales suelen ser escasas, o bien el líquido era conducido mediante canales de riego o de desagüe. Uno de los mejores ejemplos es justamente la zona de Texcutzingo, municipio de Texcoco, que tuvo una notable importancia para la región.

Agregó que los pueblos prehispánicos aprovecharon las distintas fuentes de agua, que pueden clasificarse en pluvial, es decir la obtenida por medio de la lluvia; la superficial o "que se mueve" como manantiales, ríos y arroyos; "la que estaba en calma" como los humedales, los pantanos y las lagunas, así como el agua subterránea y freática lo mismo para usos domésticos que para la irrigación de las parcelas.

Considerando que antes de la llegada de los españoles no se utilizaba la rueda, también lograron importantes avances en el control de inundaciones y en el drenaje de zonas pantanosas y lacustres, como fue la cuenca del Valle de México, en donde además se desarrolló la navegación para agilizar el transporte de mercancías y de personas.

La doctora Rojas Rabiela comentó también que las formas de captación, almacenamiento y conducción de agua cambiaron mucho en la época colonial, que fue cuando se introdujeron mecanismos vinculados con la rueda, por ejemplo la noria, así como en el control y distribución del agua mediante diques, puentes y compuertas. Con las herramientas que tenían a su disposición, los pueblos prehispánicos podían perforar pozos en los que el agua brotaba a poca profundidad, pero con la introducción de instrumentos de hierro posteriormente fue posible hacer perforaciones a mayor profundidad para atender la demanda del líquido en las zonas donde éste era escaso.

Comunicado de prensa 016/2009

SUMAN INSTITUCIONES ESFUERZOS PARA CREAR RED TEMÁTICA SOBRE POBREZA Y DESARROLLO URBANO

Su principal propósito será sumar esfuerzos para aportar elementos de solución a los grandes problemas del país.

Zinacantepec, Estado de México, 29 de mayo de 2009.

El Colegio Mexiquense, A. C. y el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, junto con otras instituciones de investigación, académicas, públicas y privadas del país, trabajan en la integración de una Red Temática sobre Pobreza y Desarrollo Urbano, que se enfocará a formular proyectos multi institucionales orientados a resolver problemas estratégicos de la sociedad mexicana.

El secretario general de El Colegio Mexiquense, A. C., José Antonio Álvarez Lobato, explicó se han tenido ya las primeras reuniones con representantes de la Universidad Nacional Autónoma de México, el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), la Secretaría de Desarrollo Social, el Consejo Nacional de Población, la Red Académica "Cultura, Arquitectura y Medio Ambiente", El Colegio de México, la Red Mexicana de Ciudades hacia la Sustentabilidad y las universidades autónomas de Zacatecas, Estado de México y Baja California, entre otras, en las que se ha trabajado la definición de esquemas de colaboración y trabajo institucional.

El campo de trabajo de esta Red Temática, que surge a iniciativa del CONACYT, enfocará su actuación a cuatro grandes temas: Pobreza, Desarrollo Urbano, Desarrollo Social, Desarrollo Regional y Medio Ambiente, considerados estratégicos por el impacto directo que tienen en la calidad de vida de la población mexicana, y en las que es necesario impulsar políticas públicas que, a corto y mediano plazo, permitan resolver la problemática en cada uno de estos grandes rubros.

Al respecto, Tomás Viveros García, director de Redes Temáticas del CONACYT, explicó que este organismo federal trabaja actualmente en la constitución de redes temáticas en los rubros de: agua; alimentos, agricultura y biotecnología; código de barras de la vida; ecosistemas; complejidad, ciencia y sociedad; física de altas energías; fuentes de energía; modelos matemáticos y computacionales; medio ambiente y sustentabilidad; nanociencia y nanotecnología; nuevas tendencias de la medicina; pobreza y desarrollo urbano; procesos industriales y tecnología de la información.

En la fase de consolidación de estas redes, se han propuesto ya los temas y líneas de trabajo e investigación que seguirán; con ello se espera fomentar sinergias que atiendan los retos y oportunidades que enfrenta el país. Con ello se espera fortalecer la cooperación interinstitucional, mediante el intercambio de docentes e investigadores para la realización de proyectos académicos e investigación, la creación de infraestructura, así como la organización de talleres, congresos y seminarios en temas específicos.