Comunicado de prensa 022/2009

EL MULTICULTURALISMO, GRAN RETO PARA LAS SOCIEDADES CONTEMPORÁNEAS

Inició el foro "Ciudadanías, laicidades e identidades interculturales: México-Canadá", organizado por el Colegio de México, El Colegio Mexiquense, A. C., la Universidad La Salle y la Embajada de Canadá en México.

México, D. F., 22 de junio de 2009.

comunicado_22_a_2009Uno de los grandes retos de este siglo es asumir una posición clara en torno a la diversidad y al multiculturalismo que hacen diferentes a las personas, pero que al mismo tiempo reafirman su derecho a una convivencia más igualitaria y armónica, con los mismos derechos para todos, señaló el presidente de El Colegio Mexiquense, A. C., Edgar Hernández Muñoz, durante la inauguración del Foro "Ciudadanías, laicidades e identidades interculturales: México-Canadá", en el que participan expertos, académicos e investigadores de distintas instituciones de ambos países.

Acompañado por el embajador de Canadá en México, Guillermo E. Rishchynski, el doctor Hernández Muñoz subrayó que a diferencia de lo que sucedió en el siglo XIX, cuando el desafío consistió en procurar la dedicación del derecho para todos y de promover una mayor igualdad, ahora el multiculturalismo propugna precisamente el derecho a ser diferentes y a reivindicar cada uno con orgullo eso que lo hace diferente a los demás.

Debemos tener clara la necesidad de construir una ciudadanía contemporánea sobre las bases de la diversidad y de multiculturalidad, que superen cualquier diferencia en torno a planteamientos tan fundamentales como respetar la vida, la dignidad y la independencia del hombre dentro de la sociedad.

Durante la inauguración de este encuentro, de tres días de duración y que se realiza en El Colegio de México, el embajador de Canadá en México, Guillermo E. Rishchynski, destacó la experiencia de este país del norte de América en materia de diversidad y multiculturalismo, y que en 1917 se convirtió en la primera nación del mundo en adoptar una política oficial de Estado en la materia, basada en la creencia de que todos los ciudadanos son iguales, independientemente de su origen étnico, idioma o afiliación religiosa.

El diplomático precisó que el multiculturalismo se oficializó en 1982 en la Carta Canadiense de Derechos y Libertades y subrayó que uno de los aspectos cruciales que encara la humanidad es cómo vivir juntos. En ese sentido, agregó, la política de multiculturalismo representa un experimento sobre la convivencia y para crear una cultura que encuadre las características de los inmigrantes del mundo entero, quienes al mismo tiempo aceptan la realidad de ser canadienses con todas las responsabilidades que eso implica.

Detalló que anualmente más 350 mil personas escogen a Canadá como su nuevo hogar. Gracias a esta composición única de ciudadanos la diversidad cultural, los derechos humanos y la democracia son valores que han tomado un valor central en la identidad de los canadienses, de cuya población un tercio tiene ahora un origen étnico distinto al inglés o al francés; además, 40 por ciento de las minorías étnicas conviven en la ciudad de Toronto, que está considerada como la más multicultural del mundo.comunicado_22_b_2009

El embajador Rishchynski puntualizó que estudios recientes indican que luego del cantonés y el mandarín, el idioma español ocupa el tercer lugar entre los más hablados en Canadá, y para el 2011 se estima que habrá más de un millón de hispano parlantes, de ahí la importancia que tiene hacer de la inmigración base de la diversidad cultural y el multiculturalismo, entendidos como el eje para impulsar su crecimiento.

Al respecto, el coordinador general académico de El Colegio de México, Jean Francois Prud´homme, mencionó que este foro resalta la diversidad específica de las sociedades de México y Canadá, que hasta hoy no han sido objeto frecuente de ejercicios comparados, por lo que es importante promover la reflexión sobre la constitución de su tejido social y cultural.

"Desde hace 20 años México ha empezado a dejar atrás su tradición republicana casi jacobina, heredada de la Revolución Mexicana, para empezar a reconocer la profunda diversidad de su propia cultura y abordar poco a poco la convivencia intercultural".

Agregó que el debate iniciado hace casi 40 años por filósofos como Charles Taylor, ha adquirido hoy una fuerte connotación universal sobre los principios de ciudadanía e identidad cultural, republicanismo, liberalismo, comunitarismo, multiculturalismo, entre otros que marcan la tradición cultural canadiense.

Comunicado de prensa 023/2009

ESTUDIA INVESTIGADOR MECANISMOS DE RECLUTAMIENTO MILITAR DURANTE LA GUERRA MÉXICO-ESTADOS UNIDOS DE 1846

Invitado por Centro de Estudios Sociales de El Colegio Mexiquense, A. C., el doctor Peter Guardino, de la Universidad de Indiana, dictó una conferencia sobre el tema.

Zinacantepec, Estado de México, 30 de junio de 2009.

comunicado_23_2009Durante la guerra que entre 1846 y 1848 enfrentaron México y Estados Unidos, el deber a la familia y el deber a la patria fueron valores considerados al momento de reclutar soldados para el ejército mexicano, muchos de los cuales por su comportamiento poco responsable fueron los primeros en ser incorporados a la milicia.

El doctor Peter Guardino, profesor del Departamento de Historia de la Universidad de Indiana, Estados Unidos, se refirió a la importancia de investigar la identidad social de los soldados mexicanos que participaron en esta guerra, pues a partir de ahí y del estudio de los sistemas de reclutamiento puede entenderse de mejor manera la historia social y cultural de los mexicanos de medios escasos que habitaron en las zonas urbanas y rurales de nuestro país.

Mientras que en las ciudades era relativamente fácil que una persona sola pudiera sobrevivir al ocuparse las mujeres como empleadas domésticas o los hombres en cualquier otro oficio, en las zonas rurales la familia tenía un peso fundamental. "En el México del siglo XIX la familia proporcionaba las bases necesarias para la agricultura y era muy difícil sobrevivir sin ella, además, en el campo los roles del hombre y de la mujer eran comunitarios, por lo que economía familiar dependía de los dos".

Invitado por Centro de Estudios Sociales de El Colegio Mexiquense, A. C., el doctor Guardino comentó que durante el conflicto armado que inició en 1846, muchos integrantes de la milicia más que tener un sentimiento nacionalista, fueron forzados a reclutarse, como una forma de purgar delitos menores o por el incumplimiento que mostraron hacia sus padres, esposas e hijos, e incluso por mostrar una conducta sexual desordenada que atentaba contra las normas de la época.

"Encontramos que casi todos estos hombres eran gente de escasos medios económicos, es decir campesinos, a los que las autoridades y hasta cierto punto la sociedad misma vieron como indeseables". Se trataba de reos condenados al servicio de las armas por cometer crímenes como robos, heridas y asesinatos, y como no hubo presos suficientes para abastecer al ejército, se echó mano de otro grupo mucho más amplio conocido como "vagos" porque eran ante todo pendencieros, ebrios o promiscuos.

Dado que el principal deber de un hombre era mantener a su familia, incluyendo a sus padres cuando éstos eran mayores, los reglamentos sobre el reclutamiento solían respetar esta circunstancia, si bien fueron frecuentes los casos en los que las familias apelaron a la pobreza causada por el reclutamiento de un hombre para que éste evitara esta responsabilidad, pues ello implicaba sumirla en la miseria.

El investigador comentó que el reclutamiento estuvo bajo el control de las autoridades locales, que consideraban que su deber era entregar el número correcto de hombres al ejército, al tiempo que debían minimizar el impacto negativo que su ausencia causaba, como lo expresa un documento de 1845 en el que el entonces gobernador de San Luis Potosí, José María Rincón Gallardo, destacó que se debía disponer que los hombres destinados al servicio militar fueran los vagos viciosos que no hacían falta en las labores de campo, talleres y otros establecimientos.

En suma, concluyó, a partir de la documentación de la época puede observarse que con frecuencia se produjo una excepción entre el deber a la familia y el deber a la patria, pues hasta el mismo gobierno nacional llegó a considerar que el primero de éstos era más importante que el reclutamiento.

Comunicado de prensa 025/2009

EL SIGLO XIX FUE DETERMINANTE PARA LA CONSOLIDACIÓN DE LOS SISTEMAS DE INSTRUCCIÓN ELEMENTAL EN MÉXICO

Con la conferencia "Los maestros de educación primaria, 1867-1910", se clausuró el Diplomado "Historia de la educación en México, siglos XIX y XX", organizado por El Colegio Mexiquense, A. C.

Zinacantepec, Estado de México, 17 de julio de 2009.

comunicado_25_a_2009Durante la República Restaurada y el Porfiriato, la enseñanza elemental en México comenzó a sufrir grandes transformaciones, pues de ser una tarea que recaía en los conventos, monasterios, seminarios, ayuntamientos, parcialidades de indios y maestros pagados directamente por los padres de familia, paulatinamente fue asumida por las instituciones públicas y laicas, de las que surgió la escuela tal y como la entendemos hoy.

El doctor Alberto Arnaut, profesor investigador del Centro de Estudios Sociológicos de El Colegio de México, señaló lo anterior al dictar la conferencia "Los maestros de educación primaria, 1867-1910", con la que se clausuró el Diplomado "Historia de la educación en México, siglos XIX y XX", impartido por El Colegio Mexiquense, A. C.

Desde finales del virreinato y hasta la primera mitad del siglo XIX las primeras letras –lo que después conoceremos como la enseñanza elemental- eran impartidas por los grupos mencionados. Esta era una actividad privada que con frecuencia también era asumida por mujeres cercanas a las familias, quienes se encargaban no sólo de que los niños aprendieran a leer y escribir, sino que también supieran contar y conocieran el catecismo y las buenas costumbres.

Tanto los maestros como las mujeres dedicadas a la enseñanza de las primeras letras solían ser remunerados por los padres de familia, por lo que mantenían una relación directa con ellos y era común que impartieran las lecciones en el hogar o en su propia casa; en el caso de las niñas, también se les instruía en torno a labores propias de su sexo como la costura o la cocina.

Con la restauración de la República y el Porfiriato la docencia se transformó y tras los primeros intentos para impulsar la enseñanza pública y gratuita, se volvió una profesión, en la que un segmento poco significativo pero de alto estatus de la población recibió una formación especializada en las escuelas normales que a fines de la centuria se multiplicaron en el país, de tal modo que en poco más de la mitad de los estados del país y el Distrito Federal existían planteles equivalentes a una escuela normal.comunicado_25_b_2009

El doctor Arnaut explicó que a partir de entonces, el normalismo en México se distinguió por impulsar la formación pedagógica, teórica y práctica de los profesores. Además, las autorizaciones para ingresar a la docencia dejaron de ser atribución de los ayuntamientos y pasaron a ser responsabilidad de las escuelas normales o de las nuevas direcciones, departamentos u oficinas de instrucción primaria que surgieron dentro de la estructura de los gobiernos estatales y en algunos casos se expidieron autorizaciones válidas para una entidad federativa o incluso para todo el país.

Otro cambio importante se produjo con el nacimiento del espacio que ahora conocemos simplemente como la escuela. Al convertirse en una actividad escolarizada, la docencia dejó de desarrollarse en los centros religiosos y casas particulares para surgir en un nuevo espacio institucional dedicado a la enseñanza elemental, si bien hay que tener presente que a mediados del siglo XIX existían los colegios religiosos y los institutos científicos y literarios dedicados a la enseñanza superior.

A partir de la separación entre el Estado y la Iglesia con las Leyes de Reforma y la Constitución de 1857, lo que se dio fue la consolidación de la escuela entendida no sólo como un espacio público dependiente del Estado, sino también como un espacio laico del que progresivamente se fueron expulsando a la iglesia y sus representantes, y del que surgieron los nuevos normalistas que jugaron un papel fundamental dentro del sistema educativo mexicano.

Comunicado de prensa 024/2009

MAESTRÍA EN HISTORIA, NUEVA OFERTA ACADÉMICA DE EL COLEGIO MEXIQUENSE, A. C

El periodo para la recepción de documentos está abierto hasta el 9 de octubre.

Zinacantepec, Estado de México, 14 de julio de 2009.

El Colegio Mexiquense, A. C. abrió ya la convocatoria de su Maestría en Historia que ofrece un novedoso programa de estudios, enfocado en tres especialidades que contribuyen a la formación de profesionistas en el campo de la investigación, la enseñanza y la divulgación de la historia, para vincularla de forma práctica con las ciencias sociales y humanas.

Esta institución cuenta con una planta académica especializada en historia de amplia trayectoria en la investigación y producción científica, así como en el campo de la docencia. La investigación en el área de historia es realizada por dos cuerpos académicos: Historia Mexicana e Historia del Estado de México, e Historia Contemporánea.

Toda esta actividad académica constituye una de las fortalezas de El Colegio y representa un área de oportunidad para la formación de recursos humanos del más alto nivel, necesidad urgente en nuestro país. Este nuevo plan de estudios se orienta a tres especialidades novedosas en el marco de la oferta de Maestrías en Historia de México:

Códices y documentos novohispanos. Esta línea está centrada en investigaciones que requieren el estudio, análisis y utilización de las fuentes históricas procedentes del periodo novohispano, para construir su historia económica, política y social.

Historia de la educación. En esta parte se pretende dar a los estudiantes una formación más específica en el campo de la educación, entendida ésta no sólo como la escuela o la didáctica, sino como el proceso de transmisión de conocimientos, valores, costumbres y formas de actuar.

Procesos sociopolíticos de la modernidad. El enfoque es sobre la construcción de los Estados nacionales, mercados y ciudadanía como procesos históricos en el mundo occidental; al interior de este contexto se colocará la problemática latinoamericana y mexicana.

El periodo para la recepción de documentos finaliza el 9 de octubre del año en curso y, entre otros requisitos que deben cumplir los interesados, está presentar un examen escrito y asistir a una entrevista con el Comité de Selección, además de presentar una propuesta preliminar de investigación en 5 cuartillas. La comunicación de resultados está prevista para el 30 de octubre de 2009 y el inicio de cursos para el 1° de febrero de 2010.

Los postulantes deben también presentar la documentación que les sea requerida en horario de 9:45 a 14:00 horas, de lunes a viernes, en las instalaciones de El Colegio Mexiquense, A. C. con domicilio en Ex Hacienda Santa Cruz de los Patos s/n, Col. Cerro del Murciélago, Zinacantepec, 51350, Estado de México.

Para mayores informes, los interesados pueden consultar la página electrónica http://www.cmq.edu.mx o bien comunicarse a la Coordinación de Maestría en Historia y a la Coordinación de Docencia, a los teléfonos (01722) 279 99 08 y 218 00 56 extensiones 150, 230 y 260, o escribir al correo electrónico Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..

Comunicado de prensa 026/2009

INVESTIGADORES DE EL COLEGIO MEXIQUENSE, A. C. PARTICIPARON EN CURSO SOBRE CÓDICES EN MADRID

Destacaron el esfuerzo editorial de esta institución académica para publicar una serie de nueve códices, algunos de ellos del grupo Techialoyan.

Zinacantepec, Estado de México, 29 de julio de 2009.

comunicado_26_2009Los investigadores de El Colegio Mexiquense, A. C., María Teresa Jarquín Ortega y Raymundo Martínez García, participaron como conferencistas en el curso "Los códices mesoaméricanos como fuente para el conocimiento de la cultura indígena del centro de México", organizado por la Universidad Complutense de Madrid, el Instituto de México en España y esta institución académica, en el que se destacó la importancia que tiene el estudio de estos documentos de procedencia colonial.

Al respecto, la doctora Jarquín Ortega destacó el gran interés que los académicos de distintos países tienen en torno a estas pictografías que son, ante todo, una escritura a la manera prehispánica pero que incorporaron caracteres latinos. Los códices elaborados por los pueblos prehispánicos fueron destruidos casi en su totalidad a la llegada de los españoles, pues sólo se conocen 14, y los que se hicieron en la etapa novohispana, que datan de los siglos XVI, XVII y XVIII, tuvieron el propósito de recopilar aspectos importantes como la cultura, la religión, los límites de tierra y aspectos geográficos, entre otros.

La investigadora destacó que El Colegio Mexiquense, A. C., ha realizado un importante esfuerzo de recopilación y a la fecha ha logrado publicar 9 ediciones facsimilares de igual número de códices, casi todos procedentes del centro de México y algunos pertenecen al grupo Techialoyan, que tienen una trascendencia muy grande. Agregó que actualmente se tiene conocimiento de más de 400 códices que todavía no han sido estudiados.

La importancia de este tipo de publicaciones radica en que con éstas un mayor número de personas, como investigadores y estudiosos del tema, pueden tener acceso a estos documentos que están dispersos y resguardados en instituciones de Francia, España, Alemania, Inglaterra o Estados Unidos, entre otros países.

En el marco de este curso, también se presentó una exposición de facsímiles de códices mexicanos, que incluyó por publicados por El Colegio Mexiquense, A. C, el investigador Raymundo Martínez García se refirió a "Los códices Techialoyan y los títulos primordiales del centro de México", además de que presentó la edición facsimilar del Códice Techialoyan de San Francisco Xonacatlán, cuyo original se resguarda en la Colección Latinoamericana de la Universidad de Tulane, en Nueva Orleáns, Estados Unidos.

En el estudio que acompaña a este documento, el investigador precisa que en vista de su estructura y temática, los códices Techialoyan han sido calificados como un subgénero de los Títulos Primordiales -documentos escritos en lenguas indígenas en los que se registraron las concesiones de tierra por parte de la corona española-, así como las versiones locales que los pueblos de indios, o algunos sectores dentro de ellos, tenían de su propia historia.

En ocasiones los títulos fueron acompañados de imágenes, pero más sencillas y en menor número que las de los Techialoyan. Algunos autores sugieren que los Títulos constituyen un género mesoamericano, que tiene su raíz en la época prehispánica y continúa hasta nuestros días en algunas poblaciones indígenas.

En el curso, realizado en las instalaciones de la Biblioteca Histórica "Marqués de Valdecilla" en Madrid y del Instituto de México en España, participaron además los investigadores españoles Juan José Batalla Rosado, quien habló sobre "Los Códices Mesoamericanos: definición, clasificación y contenido" y Miguel Ángel Ruz Barrio con "Los códices de contenido jurídico: pleitos indígenas ante la administración colonial".